¿Qué es un contrato de comodato?

A diferencia de términos como “arrendamiento” o “compra-venta”, el término “comodato” está mucho menos difundido entre personas que no se dedican a la abogacía o a ciertas disciplinas concretas.

Gerente

Escrito por:
Gerente

El comodato es una figura jurídica muy similar al arrendamiento, con la gran diferencia de que, en el contrato de comodato, el propietario del mueble o inmueble no recibe un beneficio económico. En otras palabras, el comodante (propietario) cede derechos de usufructo durante un tiempo determinado, sin esperar algún pago a cambio, a una persona en particular, que será identificada como comodatario. Terminado el plazo, el inmueble debe “volver a manos” de su dueño, ser restituido.

La mayoría de las veces, este tipo de contratos se llevan a cabo entre personas de confianza, es decir, cuando un familiar o amigo lo requiere y el propietario decide prestarle el bien sin recibir pago alguno. También se estila mucho realizar convenios únicamente “a la palabra”, sin embargo, es una muy mala idea, pues ambas partes tienen nula protección, y una u otra podrían ser víctimas de malas intenciones.

Aquí algunos puntos importantes sobre este tipo de convenios:

  • El bien debe ser de carácter no fungible, es decir, que no se consuma durante el tiempo del contrato o sea perecedero. Es por eso que los bienes raíces son el principal tipo de propiedad transferida por este método.
  • No debe haber un pago de por medio. Si deciden acordar una retribución económica, deja de ser comodato para convertirse en un arrendamiento.
  • Generalmente, al morir el comodante, el contrato se rescinde. En cambio, al morir el comodatario, si este tiene un heredero, en él recaen los derechos y obligaciones del contrato, en caso de seguir vigente, a menos que se especifique lo contrario.
  • El comodatario se compromete a mantener la propiedad en buen estado, pagar servicios y darle el mantenimiento periódico correspondiente, a fin de devolver el bien de la misma forma en que lo recibió.
  • El comodante debe también entregar la propiedad en buen estado, de manera que no tenga algún riesgo potencial al momento de ser habitada o usada para el fin convenido.
  • El comodante debe estar de acuerdo con el uso que el comodatario piense darle.
  • Si el comodante incurre en faltas a sus obligaciones, el comodatario tiene derecho de retener el inmueble por más tiempo del pactado, por lo que se debe tener sumo cuidado en ese sentido.

A grandes rasgos, estos son los términos que se pactan en un contrato de este tipo. Sin embargo, puede haber variaciones mínimas, que deben quedar claramente plasmadas dentro del documento.

De ahora en adelante, si decide prestar un bien, protéjase a través del comodato.




Llena el formulario con la información requerida y contestaremos lo más pronto posible.

¿Qué frase te define mejor?

¿Cómo generas tus ingresos?

¿Cómo podemos ayudarte?

Opiniones de los medios

Convenios

Universidad de Bienes Raices 2018 Todos los Derechos Reservados