¿Conoces el BANCO INMOBILIARIO MEXICANO (BIM)?

Si lo que necesitas es un crédito para planear y construir un desarrollo inmobiliario, el BIM puede ser una buena opción para ti.

El negocio inmobiliario es una de las palancas que mantienen a flote al Producto Interno Bruto (PIB) nacional; prueba de ello es su contribución con poco más de 2.4 billones de pesos en el primer trimestre del 2020.

Un gran número de familias mexicanas viven de los bienes raíces, razón por la cual resulta atractivo incursionar en esta área de negocio.

Existen muchas maneras de producir riqueza apalancándose de este sector, y una de las más rentables es el desarrollo inmobiliario. Sin embargo, así como produce muchas ganancias, hay que decirlo, requiere de mucho capital.

Afortunadamente, existe el Banco Inmobiliario Mexicano, una institución de banca múltiple que lleva años posicionándose entre las mejores opciones para financiar proyectos inmobiliarios.

¿De dónde surge el Banco Inmobiliario Mexicano (BIM)?

La primera aparición de esta institución fue a finales de 2009. En ese entonces, nació como una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom), denominada Hipotecaria Apoyo Integral Inmobiliario, gracias a la iniciativa de un grupo de reconocidos inversionistas: Justino y Leopoldo Hirschhorn, Pablo, Israel y Gabriel Brener, Víctor Manuel Requejo, Pedro Aspe, Salomón Marcuschamer, José Olescovsky, Víctor Mena y Mariano Muñiz. El objetivo era otorgar, principalmente, créditos puente con fondos, inicialmente, de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

Pero, ¿qué es un crédito puente?

De acuerdo con el portal de la Sociedad Hipotecaria Federal, “es un crédito de medio plazo que los Intermediarios Financieros (como el BIM) otorgan a los desarrolladores de vivienda para la edificación de conjuntos habitacionales, equipamiento comercial y mejoramiento de grupos de vivienda”.

Entonces, la Sofom Hipotecaria Apoyo Integral Inmobiliario, decidió dar un salto y convertirse en banco, lográndolo en 2013 bajo la regulación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. De este modo, recibió el nombre que conocemos hoy en día: Banco Inmobiliario Mexicano, y se vio en la necesidad de incrementar su capital.

El BIM operó sus primeros créditos en 2014. Para ese entonces, dependía enormemente de la Sociedad Hipotecaria Federal, pues eran ellos quienes estaban otorgando el 91% de los recursos prestados. Sin embargo, el BIM trabajó para lograr su independencia, y en 2018 ya solo dependía de la SHF en un 37%, y durante 2020 alcanzó los 5 mil millones de pesos en captación.

Esta institución financiera tiene presencia en toda la República, con 17 oficinas de atención a lo largo del país y 6 centros financieros.

¿Qué servicios ofrece el Banco Inmobiliario Mexicano?

  • Es una institución especializada en créditos para desarrollo de proyectos habitacionales, sin embargo, también se financia la construcción de locales comerciales, oficinas, plazas y parques industriales
  • Créditos puente
  • Créditos para la compra de reserva territorial
  • Créditos para infraestructura
  • Crédito para compra de maquinaria y equipo
  • Créditos en cuenta corriente y liquidez (para capital de trabajo)
  • Vehículos de inversión inmobiliaria
  • Unidad de evaluación
  • Servicios fiduciarios
  • Línea III de Infonavit
  • Banca Patrimonial
  • Venta de bienes adjudicados, entre otros

Para fin de otorgar recursos a un proyecto, el BIM evalúa la experiencia de los desarrolladores, tanto en temas de construcción, como financieros; verifica que el solicitante sea una empresa con capital social fuerte, con la capacidad para solventar un crédito grande (el desarrollo inmobiliario generalmente requiere sumas muy fuertes), analiza el perfil del cliente, entre otros factores.

Por esto, es importante saber que este organismo no financia cualquier proyecto. Mayormente, el BIM presta a empresas desarrolladoras sólidas, por lo que, si eres emprendedor, probablemente no podrás obtener un crédito con esta institución, a menos que te asocies estratégicamente con otra empresa. No obstante, existen otras alternativas para los desarrolladores que comienzan, como lo son las Fintech, a través de los cuales puedes colocar tu proyecto en una plataforma que te conectará con potenciales inversionistas.

Una vez que el desarrollador gane más experiencia, y tenga otros proyectos que le den una buena carta de presentación, podrá solicitar créditos en el BIM, con tasas más competitivas y con un servicio 100% enfocado al sector que le compete.

Y tú, ¿ya conocías el BIM? ¿Te gustaría financiar proyectos presentes o futuros en esta institución?

https://www.gob.mx/shf/documentos/que-es-un-credito-puente#:~:text=Las%20condiciones%20financieras%20de%20los,la%20garant%C3%ADa%20de%20pago%20oportuno.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+

Te puede interesar

Noticias
Diana

Smart Cities

El futuro para el desarrollo inmobiliario En tiempos pasados hablar de futuro o simplemente mencionarlo

Leer Artículo

0